La venganza del vestido

Arrinconados durante años a las inefables bodas, bautizos y comuniones, el vestido se alza esta primavera como opción vital para renovar un armario que se resiste a abandonar el invierno. Prenda versátil, perfecta de la mañana a la noche. Con zapato plano o sandalias, bolso grande y rebeca para ir al trabajo o dar un paseo. Leggings de colores, bolsos pequeños y chal para la tarde-noche; el vestido agradece cualquier tipo de superposición, acepta un sinfín de combinaciones.
Vestidos…, recuerdan la niñez, las carreras y la comodidad. También recuerdan el nido de abeja apretado del canesú, los lazos de raso y las rodillas desolladas.
Gracias al revival del cóctel, antes tomar el vermú y el bum del brunch, mi abuelo lo ha llamado toda la vida almorzar, los vestidos han encontrado otra vez su sitio y nos percatamos de su interesante capacidad de adaptación. Multitud de colores, todos los largos posibles, escotes cómodos, cortes imperio, materiales elásticos que se ajustan perfectamente a cualquier tipo de mujer. Sólo hay que escoger el modelo adecuado a cada cuerpo, curva o intención.
Desconfía de los estampados grandes y los lazos. Si hay flores, aplica el sentido común y la templanza.

4 vestidos

Muchos vestidos

0